Definiendo al grupo de Salud 2.0

1 febrero, 2011 4 comentarios

El tamaño de la Blogosfera Sanitaria es considerable: hay estimados más de 400 blogs relacionados con la Salud en su sentido más amplio y cada semana tenemos noticias de algún blog nuevo. Algo similar ocurre con la Twittersfera Sanitaria. A pesar de las dificultades que existen para medirla con exactitud, parece clara una tendencia de crecimiento a la luz de algunas aproximaciones: participantes en la #hcsmeuES, listas sobre sanidad, hashtags relacionados con la salud, etcétera.

Sin embargo, los profesionales sanitarios, usuarios y medios de comunicación estamos presentes en la web a través de varias plataformas y herramientas, conformando más que un grupo, una comunidad, teniendo como interés común la salud y como nexo de unión la Red.

Llegado a este punto, se nos plantea una cuestión: ¿Cómo nos podemos definir? Pensamos que puede ser sesgado el uso del término “Blogosfera Sanitaria” dado que los integrantes de esta comunidad no sólo leen o editan blogs, si no que utilizan otras muchas herramientas que conforman el abanico de opciones que tenemos a nuestra disposición, como las redes sociales, wikis, podcasts, vídeos, feeds compartidos, herramientas colaborativas (incluyendo SlideShare, Google Docs, Zoho, DimDim, Mendeley).

Con la idea de generar un debate del que surjan reflexiones constructivas e intentar alcanzar un consenso sobre el nombre que mejor nos defina, os invitamos a realizar el siguiente cuestionario que hemos alojado en WikiSanidad y al que podéis acceder a través del siguiente enlace:

Definiendo al grupo de la Salud 2.0

La ley de Cuidados Inversos 2.0

25 enero, 2011 1 comentario

Esta semana hemos comenzado a colaborar en un proyecto del Grupo de Investigación Internet  y Salud de la Escuela Andaluza de Salud Pública. En concreto, participamos en la edición de un blog dentro de misaludenred.

Hoy hemos realizado una entrada, que reproducimos aquí.

 

Leer más…

La Comunidad Virtual Sanitaria (CVS)

21 enero, 2011 5 comentarios

En la entrada anterior sobre wikiSanidad hicimos referencia en varias ocasiones a la Comunidad Virtual Sanitaria sin explicar claramente qué es.

Hace unos meses, poco después de haberse celebrado la I Blogosfera Sanitaria, recibimos un correo de la organización invitándonos a la II Blogosfera. Respondimos a ese correo diciendo:

Hola,

Sin duda es una gran noticia que tras pocas semanas de la 1CBS ya estéis trabajando en la 2ª Blogosfera.
Sin embargo, creo que sería oportuno -es una modesta opinión- hacer la convocatoria como 1ª Conferencia de la Comunidad Virtual Sanitaria, pues en esta nos sentimos más cómodos aquellos de nosotros que no siendo blogueros, participamos activamente en la red, bien sea a través de redes sociales, wikis y otros muchos proyectos tan interesantes como los blogs.

Aunque no se trate -sin duda- de un problema importante, sí creemos necesario buscar un nombre que englobe a todas las personas que están participando en la salud 2.0 en España. Hasta ahora se han utilizado términos como Blogosfera Sanitaria, Twittersfera Sanitaria. Sin embargo, ninguno de los dos términos anteriores engloba la totalidad de los que participan en la salud 2.0.

Nosotros proponemos la Comunidad Virtual Sanitaria, ya que en este término genérico entran todas las tribus: blogueros, twitteros, wikeros, facebookeros y todos los -eros que se nos ocurran… y abarca los distintos proyectos entorno a la salud 2.0 que se están gestando. WikiSanidad pretende ser un reflejo de esta Comunidad Virtual y su trabajo.

¿Qué os parece este concepto?

wikiSanidad

19 enero, 2011 4 comentarios

Desde hace un par de semanas estamos colaborando en wikiSanidad, un proyecto que pretende gestionar la información  disponible en la red sobre la salud 2.0.

Este proyecto nace a partir de las reuniones que tiene un grupo de twitteros todos los martes desde hace ya casi un año para hablar sobre temas relacionados con los social medias y la salud. La etiqueta que utilizan es HcsmeuES (Health Care Social Media Europe capítulo España).

Creemos que WikiSanidad puede ser un buen indicador de la madurez de la Comunidad Virtual Sanitaria (CVS) de España, ya que supone un proyecto colaborativo más complejo y más duradero de lo que quizás hasta ahora hemos visto. Más complejo que blogear o que twittear, más duradero que las campañas puntuales que hasta ahora se han hecho.

Desde la perspectiva relacional de la Teoría de redes sociales (Wellman, Granovetter), un proyecto de este tipo permite recabar multitud de datos relacionales  que sirvan para observar las características de los vínculos entre los miembros de la CVS (su fortaleza, su formalidad, su permanencia, etc). ¿Alguien se anima a investigarlo?

¿Qué encontraréis en WikiSanidad?

En wikiSanidad podréis encontrar enlaces a los blogs que conforman buena parte de la blogosfera sanitaria, organizados por perfiles profesionales: estudiantes, MIRes, enfermeros, médicos, farmacéuticos, periodistas… Del mismo modo también hay un listado de los perfiles en Twitter de las personas que forman la CVS.

Además de enlazar con la CVS, también hay enlaces a presentaciones en Slideshare sobre salud 2.0, a documentos en google doc, eventos y campañas 2.0, como la actual mividasinti.

WikiSanidad es un proyecto colaborativo, así que si quieres participar, sólo tienes que visitar la página y unirte a este wiki.

¿Por qué tiene que estar un hospital en Facebook?

17 enero, 2011 2 comentarios

Copiamos el título de la penúltima entrada en el blog salud y gestión,  donde  hace una reflexión que merece nuestra atención.  Lo copiamos (y no comentamos allí mismo) porque nos gustaría hacer una aportación  sobre este mismo tema  -la presencia de los hospitales en las redes sociales- añadiendo otras ideas, hechos que observamos y planteando dudas que nos surgen.

Hace días leíamos una tribuna en Diario Médico titulada: Un hospital más abierto al profesional y al paciente gracias a la web 2.0,  que comenzaba de la siguiente manera:

En los últimos meses se habla del cambio que deben dar los profesionales sanitarios para adaptarse a los nuevos tiempos, marcados por las ventajas de la web 2.0. Pero no se habla tanto de las instituciones sanitarias, como los hospitales, que también pueden sacar un gran partido de herramientas como las redes sociales.

Cuestión de Marketing.

Es fácil entender las oportunidades que ofrecen las redes sociales a las empresas como medios para desarrollar su estrategia de marketing y atraer clientes potenciales. Estas oportunidades son extensibles a las empresas sanitarias -incluídos hospitales privados- que entienden las redes sociales como un escaparate donde mostrar su actividad, en especial en países donde el sistema de salud no es público, como ocurre en EE.UU.

Pero ¿qué ocurre cuando un hospital es público? ¿necesita atraer a su población asignada? ¿Se puede hacer algo más que marketing en las redes sociales?

Cuestión de atributos.

A nosotros nos resulta muy difícil comprender de qué manera una institución puede ser social en el mismo sentido en el que hablamos de la web 2.0 ó la web social. Es decir ¿cómo dialoga, cómo colabora una organización como lo hacemos nosotros?

A nuestro entender, dialogar, colaborar y otras acciones que definen la web social son atributos que pertenecen a las personas y no a las organizaciones. En todo caso estas lo hacen a través de sus miembros, los trabajadores teniendo en cuenta nuestro caso.

Por tanto ¿quién está detrás de la cuenta de Twitter o de Facebook de un hospital? ¿El gerente, el director médico, un periodista, una empresa de marketing? ¿Con quién estamos dialogando?  Un valor que tiene la web social es precisamente conocer al interlocutor, de ahí el interés de las desconferencias desvirtualizantes

Cuestión de números.

El objetivo es acercar la institución al público y viceversa. No sólo queremos informar de forma más sencilla y rápida, sino poder escuchar al paciente y al profesional sanitario.

¿Es posible escuchar a través de las redes sociales -tipo Facebook y Twitter- a una población asignada de 550.000 personas como ocurre en un hospital? Por otra parte ¿sería posible comunicarse con 8.000 trabajadores? Difícilmente sería posible…

Cuestión de recursos.

Aun siendo posible ¿cuánto personal haría falta para seguir a más de medio millón de habitantes en Twitter? Porque no basta con ser seguido, es necesario seguir para que haya comunicación, diálogo… Posiblemente habría que duplicar el número de personas dedicadas a la atención al usuario.

Cuestión de justicia.

¿y si no todos los pacientes están en Twitter o Facebook? ¿Estaríamos asignando recursos y dando un servicio al que no toda la población tiene acceso? Podríamos estar ante un ejemplo claro de la Ley de Cuidados Inversos 2.0 que ya comentaba Paco Lupiañez en su blog.

Cuestión de sentido común.

La principal es que permite la conversación, pues el usuario, paciente o médico, dispone de un canal en el que poder comunicarse directamente, mejorando la fluidez de otros modelos tradicionales, y aportando transparencia al proceso…

Las facilidades que se espera aportarán la web 2.0 ¿son un reflejo de lo que ya ocurre en los hospitales? ¿se puede comunicar actualmente el trabajador dentro de la organización con la misma facilidad como se pretende por Twitter? ¿Puede hacer uso de las herramientas 2.0 dentro de la organización? ¿tiene el paciente ingresado las mismas posibilidades de comunicarse con el hospital como podría hacerlo otro desde su casa a través de Facebook?…

Sin embargo campañas como Internet en la consulta, una necesidad nos demuestran lo mucho que queda por andar.  No dejemos para lo 2.0 lo que podemos hacer en el 1.0.

¿Qué es lo que debería hacer un hospital con la web 2.0?

Desde nuestro punto de vista, los hospitales -como organizaciones- lo que deberían hacer es facilitar que sus trabajadores desarrollen sus funciones haciendo uso de la web 2.0 cuando sea necesario, porque un hospital será 2.0 -si es que esto es posible- en la medida en que sus trabajadores los son.

A modo de ejemplo, un hospital 2.0 sería el que:

  1. tiene wifi para sus trabajadores.
  2. no “cape” el uso de internet, dejando a sus trabajadores usar servicios como youtube, dropbox, twitter, facebook…
  3. crea redes sociales para sus propios trabajadores.
  4. permite el uso de skype para  la comunicación entre profesionales y entre profesionales y pacientes.
  5. crea espacios colaborativos donde gestionar el conocimiento.
  6. forma a sus trabajadores en el uso de las TICs.

y un largo etcétera…

¿Por qué tantas tecnologías?

15 diciembre, 2010 Deja un comentario

Nuestra compañera Souad nos comenta lo siguiente en relación al post anterior:

Tras mi experiencia en ARES, entiendo la necesidad de usar estas herramientas para trabajar de forma más eficiente, especialmente al estar “desperdigados” por toda España, no obstante, llega un momento en el que tantas herramientas estorban, su existencia no implica la necesidad de usar tantos, creo que con dos o tres bastaría, no crees? Personalmente, pienso que hay que controlar el uso de estas tecnologías, porque nos pueden llevar al abuso y el enganche permanente a la red, por lo que voto por el uso ordenado y moderado de estas herramientas.
Os deseo lo mejor, mucho ánimo con la asociación, saludos.

Este comentario -muy pertinente y oportuno- nos da pie a compartir una reflexión que llevamos haciendo ya algunos meses  entorno a la función de las TICs en la formación médica, más específicamente en la formación de los residentes de Medicina Preventiva y Salud Pública. Por eso hemos decidido hacer una entrada para responder a las cuestiones planteadas y hacer una breve exposición de motivos que justifique los diferentes proyectos que estamos planteando dentro de ARES, pero también en nuestra Unidad Docente y Hospital. En la introducción de la tesina podréis encontrar más desarrollado el marco conceptual.

Las herramientas facilitadoras y transparentes.

Desde nuestro modesto punto de vista, hay dos características que debe cumplir cualquier herramienta para que su difusión y aceptación por la mayoría se produzca. La primera es ser facilitadora, debe hacer nuestro trabajo más fácil y hacernos a nosotros más eficientes. La segunda, es ser transparente, su uso debe pasar desapercibido, hasta tal punto que no seamos conscientes de que la usamos.

Ejemplos de estas tecnologías facilitadoras y transparentes los tenemos en nuestro entorno, incluso si tuviéramos un perfil rezagado, como define la teoría de la difusión de las innovaciones. Nadie duda de la utilidad de herramientas como el móvil, internet, correo electrónico, portátil, tdt… ¿son muchas? No importa porque son transparentes.

Sin embargo, no todas las herramientas son útiles y transparentes. Nosotros distamos mucho de ser frikis o gurús de las TICs y la salud 2.0, dispuestos a defender a ultranza cualquier tecnología. No olvidamos que las herramientas son medios y no fines en sí mismas; y por lo tanto deben ser sometidas a evaluación, mediante indicadores -de procesos y de resultados- como hacemos con el resto de las intervenciones y proyectos que llevamos a cabo.

Competencias en nuevas TICs.

Ahora bien, no podemos obviar la apuesta decidida que por las TICs se está haciendo desde todos los niveles de la gestión (de lo global a lo más local). Esta apuesta  exige a los profesionales sanitarios un perfil tecnológico si no alto, al menos aceptable para poder desempeñar bien sus tareas. Como ejemplos tenemos la Historia Clínica Electrónica (en los próximos días tenemos cursos de formación en Diraya para residentes en nuestro hospital), la formación online (como PortalEIR en Andalucía).

Todo esto cobra mayor relevancia en una especialidad como la nuestra -la Medicina Preventiva y Salud Pública- donde buena parte de nuestro trabajo tiene que ver con los sistemas de información (como los sistemas de vigilancia), sistema de gestión (cuadros de mandos), estudios de epidemiología, MBE, etc. que requieren un buen perfil tecnológico, cualquiera que sea la salida laboral (preventivista, epidemiólogo, salubrista, gestor sanitario).

Por todo esto, consideramos que una formación en competencias tecnológicas es imprescindible en nuestra especialidad. Una formación que debe ser transversal y que debemos demandar, aprovechando los movimientos que se avecinan con el asunto de la Troncalidad. Esta es nuestra hipótesis de trabajo y en ella se enmarca la propuesta que hemos hecho a ARES.

Cómo abordar la introducción de las TICs.

Pero sabemos que esta tarea, lejos de ser fácil, supone un reto importante. La difusión de la innovación requiere de innovadores y de adaptadores tempranos (en nuestro caso la Junta Directiva), para más adelante poder difundirla al resto de la organización.

También sabemos que la adopción de las TICs no es igual en todas las organizaciones, ya que depende de la flexibilidad, de la horizontalidad, de la manera de trabajar, de la propia idiosincrasia al fin y al cabo. Pero también depende de las personas que forman la organización. No todos adoptamos las tecnologías de la misma manera, hay quienes tienen más iniciativa y hay quienes necesitan una tutorización, un acompañamiento. Pensamos que este aspecto es clave para una buena difusión, por eso nuestro proyecto tiene una vocación docente: queremos facilitar el uso de las TICs, queremos enseñar y queremos aprender a enseñar.

En el caso de la JD de ARES, esta adaptación la haremos mediante asesoramiento a través de skype, gmail y facebook. También está previsto una evaluación de los distintos aspectos de cada una de la herramientas: facilidad de uso, utilidad…

Esperamos poder daros buenas noticias de este proyecto no muy tarde.

Aplicando las TICs en ARES

12 diciembre, 2010 7 comentarios

Después del Encuentro de residentes de medicina preventiva en Toledo, organizado por la asociación ARES ( la asociación que agrupa y representa a nivel estatal a los residentes de Medicina Preventiva y Salud Pública), hemos asumido la vocalía de comunicación interna con el fin de mejorar la gestión del conocimiento y la comunicación dentro de nuestra asociación.

Como primera medida, hemos decidido utilizar el siguiente “arsenal” de herramientas para trabajar dentro de la Junta Directiva:

  1. Dropbox. Con esta herramienta pretendemos evitar el envío continuo de correos con archivos, ya que permite compartir un “disco duro” de 2G en la versión gratuita. Además sincroniza los documentos, con lo que evitamos las versiones de un mismo documento.
  2. Cuenta de Google. Una herramienta básica para generar documentos de forma colaborativa, encuestas, comunicarse a través del chat, gestionar nuestra página web y organizar la agenda de eventos.
  3. Gnoss. En este sitio hemos creado nuestra comunidad virtual, un área de trabajo privada. Aquí podremos comunicarnos entre nosotros, subir archivos, crear un wiki, blogs, debates, lanzar preguntas…
  4. Openproj. Con este software libre pretendemos gestionar los proyectos que nos hemos marcado como objetivo.  Compartiremos el archivo que se genera a través de Dropbox.
  5. PBworks. Con esta herramienta wiki queremos gestionar el conocimiento dentro de la asociación, ya sean documentos, links, texto…
  6. Watch Me. Este software es para gestionar el tiempo, muy sencillo y que nos servirá para controlar el tiempo que le dedicamos a ARES y a otras tareas.
  7. Cmap Tool. Con este software podremos hacer mapas conceptuales, muy útiles para organizar ideas. A veces más intuitivo que un documento lineal.
  8. Skype. Una herramienta de VoIP para realizar reuniones virtuales y evitar así las reuniones de un grupo tan disperso como el nuestro.

Más adelante evaluaremos el manejo de estas herramientas entre los miembros de la Junta Directiva de ARES, para conocer las debilidades y las fortalezas que muestran cada una de ellas. Así podremos extenderla al resto de la asociación o bien buscar alternativas.

Categorías:Proyectos Etiquetas: , , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.