Introducción

Evolución de la e-Salud a la Salud 2.0.

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs en adelante) conforman el conjunto de recursos necesarios para gestionar la información: en especial ordenadores, programas informáticos y redes necesarias para convertirla, almacenarla, administrarla, transmitirla y encontrarla [1].

Se puede reagrupar las TICs según las redes (telefonía fija, banda ancha, TDT); los terminales (tv, ordenador, móvil, iphone, consola); y los servicios (correo electrónico, motor de búsqueda…). La introducción de las TICs en los distintos ámbitos de la vida humana, -como las actividades sociales, culturales y económicas- ha generado la sociedad de la información.

La aplicación de las TICs al campo de la salud ha generado la e-salud, que podría definirse de la siguiente manera: “La aplicación de las TICs en el amplio rango de aspectos que afectan el cuidado de la salud, desde el diagnóstico  hasta el seguimiento de los pacientes, pasando por la gestión de las organizaciones implicadas en estas actividades [2]. La relevancia de la e-salud originó que la UE  la declarara como una de las once áreas de actuación dentro de su estrategia política e-Europe [3].

La aparición de la Web 2.0 ha generado un cambio de paradigma en la manera de gestionar la información. En la 2.0 la información fluye en ambos sentidos y además permite a la ciudadanía crear información, compartirla, evaluarla a través de herramientas como los blogs, wikis, comunidades virtuales…

La e-Salud no es ajena a este movimiento y ha evolucionado hacia la Salud 2.0 concepto en desarrollo y en el que aún no hay un conseso generalizado [4] que incluye siete temas recurrentes: web 2.0, pacientes, profesionales, redes sociales, información y contenidos en salud y cambio en servicios sanitarios. Sin embargo, según demuestra el estudio realizado en 2010 por el grupo de investigación Internet y Salud de la EASP, el uso de los social media en los centros hospitalarios españoles no supera el 50% de media [5].

Aparición del e-Paciente.

El 53,8% de los españoles hicieron uso de internet para la búsqueda de información sobre temas de salud [6]. Internet está cambiando la asimetría que ha caracterizado la relación médico-paciente tradicionalmente, al permitir al paciente el acceso a la información, a otros pacientes a través de comunidades virtuales, a buscar alternativas y al interactuar con los servicios de salud [7,8]. De esta manera se podría alcanzar uno de los objetivos de Alma-Ata [9], el empoderamiento del paciente, a través de internet y las TICs, dando lugar al e-paciente.

Existe un conjunto de elementos que caracterizan a este nuevo paciente, al e-paciente [10]: la comodidad (no perder tiempo ni dinero del mismo modo que se lo exige a otros sectores en los que participa como consumidor), el control (de su propia salud, mayor participación en la toma de decisiones, de la información), la elección (tendencia a buscar alternativas, segundas opiniones en el diagnóstico como en el tratamiento).

Sin embargo, el uso de internet no está exento de dificultades y problemas. Aunque no hay evidencia de mayor daño o perjuicio por el uso de información de internet con respecto a otros medios [11]; es cierto que la calidad de la información varía. La educación del paciente así como de los webmasters podría reducir la extensión de este problema [12].

Existen recomendaciones [13] para atender las necesidades específicas del e-paciente: tener acceso a internet en la consulta; hacer preguntas a los pacientes sobre el uso de internet relacionados con su enfermedad o salud; animar a los pacientes a compartir detalles sobre los sitios que visita; colocar el monitor de forma que el paciente pueda verlo en la consulta, prescribir información; tener una lista de sitios webs de interés para los pacientes; imprimir información si el paciente no tiene acceso a la web en su domicilio; aprovechar la conversación entorno a internet para sugerir sitios web relacionados con la promoción de la salud.

Uso de las TICs por los médicos.

¿Están preparados los médicos para tratar a los e-pacientes? Un estudio [14]  realizado en 2006 demostró que los médicos percibían la incorporación a su consulta de información sacada de internet como una carga, debido a la duda en cuanto a la calidad de los sitios webs visitados, a la limitación propia para ponerse al día sobre fuentes fiables en internet, a la ausencia de incentivos y la falta de tiempo en la consulta para tratar este asunto. Por otra parte, percibían un nuevo papel en su relación con el paciente, la de intérprete de la información encontrada por el paciente, función que no era bien recibida. Otra revisión sistemática [15] comprobó que mientras que el 89% de los médicos habían discutido con sus pacientes información de internet, sólo el 20% de ellos aconsejaba de manera habitual sitios web con información sanitaria a sus pacientes.

Por otra parte, ¿Cómo se integra las TICs en la práctica médica? Un estudio [16] realizado en 2010 entre médicos de Cataluña arroja información muy relevante en cuanto al uso de internet y las TICs. De esta manera, se identifica los usos más frecuentes de internet: búsqueda de artículos científicos internacionales y búsquedas genéricas sobre la especialidad; en menor medida, para estar en contacto con otros profesionales y pacientes. En cuanto a la percepción de internet y la e-salud: el 75% de los encuestados consideran que la información en internet sobre salud es muy relevante o relevante. El 60% creen que el aumento de información a la que tienen acceso los pacientes por internet tiene escasas consecuencias sobre la mejoría de la relación médico-paciente. El 70% consideran que esta información cuestiona los conocimientos del médico.

Además, el estudio define dos perfiles de médicos en cuanto a la adopción de las TICs en la práctica clínica: el médico integrado, aquel que hace un uso intensivo de la red y de los sistemas de información; y el médico no integrado. Estos dos perfiles muestran diferencias significativas en la percepción de la e-salud. Cabe preguntarse si estos resultados son extensible a los MIRes; es decir, ¿los MIRes hacen el mismo uso de internet? ¿Son los MIRes médicos integrados en cuanto a la adopción de las TICs en la práctica clínica?

Otro estudio [17] realizado en EE.UU. arrojó información sobre la adopción de las TICs por médicos residentes en un hospital. De esta forma: el 98% de los encuestados usan internet; el 96% el email. El 96% usa internet para temas relacionados con la práctica clínica. El 46% usa internet para temas relacionados con el paciente. El 65% consideran que internet tiene un impacto positivo en su práctica médica. El 39% considera que la eSalud puede interferir de manera negativa en la relación médico paciente. No obstante, reconocen las limitaciones de la e-salud: consideran que la tecnología actual es mediocre para garantizar la fiabilidad, la privacidad de la información médica y sanitaria en internet. De nuevo aquí cabe cuestionarse si son extrapolables estos resultados a los médicos residentes españoles. La implantación de las TICs, no sólo en lo profesional sino también en lo cotidiano ¿está siendo la misma en EE.UU que en España?

  1. Aún no hay comentarios.
  1. 23 agosto, 2010 a las 15:50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: